martes, 22 de diciembre de 2015

Miguel Hernández, poeta



Y Miguel creyó en la República
y en la palabra.
 

Y Miguel salió con sus abarcas
de pastor, culto y refinado,
amigo de poetas
y luceros del alba, a luchar por
aquellos que consideraba sus hermanos
en el sueño y la quimera
con toda el alma.


Y Miguel vio sonreír a Josefina
en la noche de todas las Españas,
 

Y salió a luchar
por aquella idea
que le devolvería
al pueblo la sonrisa.
 

Y Miguel vivió dentro y frente
a ese rayo que no cesa,
esa guerra,
ese horrible calambre,
esa pesadilla
que se resiste a pasar, a ser comedia...






















No hay comentarios:

Publicar un comentario