jueves, 12 de enero de 2017

EL COSMOS DE JOHN BERGER


En realidad -si es que existe la realidad más allá de nuestra experiencia personal- no se si Berger que acaba de dejar el mundo de los vivos, poseía al Cosmos o era éste el que lo poseía a él. Era desde luego, un londinense cósmico, versátil, pintor, escritor premiado, pensador, autor teatral de películas y performances (penetraciones, si, pero ¿en que sentido?).
Enigmático y sencillo a la vez ha vivido y creado arte en cada una de las actividades con las que se ha comprometido y lo ha hecho con la tierra (el campesinado), con las Bellas Artes en todas y cada una de sus facetas, consigo mismo... Ha vivido sin aspavientos 90 fecundos años desde su "Modos de ver" -transformado en una serie de tv- pasando por la utilización sencilla del marxismo como instrumento de análisis aplicable a la cultura (divulgación del arte, etc) a través de sus novelas o libros-ensayos con fotos, hasta tratar de adaptarse a la vida de un perro callejero. Y eso sin contar con que nunca dejó de escribir poemas.
"Un hombre hermoso" como lo define la directora literaria de su editorial en España. No se si el libro que he escogido: "Un hombre afortunado" (Alfaguara, 2008), con fotos de Jean Mohr, es suficientemente representativo de su modo de hacer pero a mi me ha influido notablemente. Salpicado de fotos que van jalonando su recorrido literario por paisajes, personas, cuerpos y mentes, Berger teje una narración breve, intensa, singular. Las personas le sorprenden y él a su vez se ve penetrado por sus voces, gestos, formas de vida... Y todo ello acompañando a un médico rural en su labor que no deja de ser una indagación sobre la existencia.
Vean si no y lean:
"Hace muchos años que el sentido común es para mi un tabú, salvo, tal vez, cuando se aplica a problemas muy concretos y fáciles de evaluar. Es mi mayor enemigo en el trato con los seres humanos (...) Me tienta a aceptar lo obvio, lo más fácil... (...) Me ha fallado casi siempre que lo he utilizado."
"Se dice que con el tiempo los ordenadores terminarán diagnosticando mejor que los médicos. Pero los datos que se introduzcan en el ordenador tendrán que ser el resultado de un reconocimiento íntimo e individual del paciente."

(4-1-2017).










































No hay comentarios:

Publicar un comentario