jueves, 18 de febrero de 2016

El deseo y la lluvia


¿Qué es más real
la chica que lee tras la ventana
o la lluvia que cae, persistente,
enamorada
ante esa misma ventana?

Si estoy destinado a ser lluvia
mi deseo supremo es que no salga
ese sol lastimero,
huero y falso
tras el temporal...

Seguiré lloviendo
enamorado, persistente,
sin parar
hasta que tu me lo ordenes.

Me gustaría estar dentro y no ser lluvia;
ser solo mansedumbre silenciosa
en tu cama,
blanca pasión
del oscuro deseo que me domina, o letra
minúscula del título que luce
en la primera página de tu libro,
en esta página que no cesarás
nunca
de consultar hasta que me devuelvas,
henchida de placer
a la lluvia...

©José Antonio Vidal Castaño (febrero 16)









No hay comentarios:

Publicar un comentario