martes, 22 de diciembre de 2015

Si fuera tuyo



Nunca he dejado de mirar,

oler,
observar,
pero lo que más placer me causa
es tocar,
palpar, acariciar
a veces, manosear
hasta que deviene el deseo
de poseer...


Y allí ella, sentada y desnuda con la villa
al fondo y el dedal dispuesto
es más que una llamada
para mi mente cansada...


Conforme me acerco, la curvilínea redondez de los pechos
se trueca en unos pezones anchos , oscuros y con
boca puntiaguda...


No puedo más
y lo de más, es... lo avanzo
es, el deseo infinito de poseerte
dulcemente,
poco a poco y de que seas tu,
tu quien de verdad me posea;
así, ¡Oh! no así...
bueno, como quieras.
 

Soy tuyo por entero...







No hay comentarios:

Publicar un comentario