martes, 22 de diciembre de 2015

Rostro de Eugenia



Toda la fuerza de un rostro
que es medio rostro;
un ojo con la potencia de mil ojos,
una nariz recta cual ventanas abiertas
al deseo y la codicio de tu olor,
de ese olor humano
que trasmite tu aliento;
de ese sabor que ya se adivina
en tu boca,
sensual,
dispuesta a todo
para borrar la huella desvaída
de lo que falta de tu rostro.
Gracias por ese punto, erótico y caliente
entre tu boca semiabierta
que me devuelve la alegría que parece negar tu ojo abierto,
ese ojo que divaga por el espacio infinito,
y me sabe a una lectura pesimista
que en optimista quiero trocar
con un beso.
Ese beso que quiero prolongar
en mil atardeceres llenos de fuego.

 
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario