martes, 22 de diciembre de 2015

La mañana

La mañana

Vuelve
un día más
la claridad del alba.
 

La luna aún noche(a) y
se desdibuja
al fondo,
perdida
en la nueva mañana que alborea.



La Torre enhiesta,
la calle y la iglesia,
la irrealidad de las luces
y tú,
que esperas bajo el arco luminoso
de la última farola.


¿Dónde dejaste el último beso?,
pues a mi no me lo diste;
ese que me abrió en canal
el rencor, pues,
¿a quién se lo diste?,
¿a quién regalaste la frescura
de tus dos cerezos encendidos?


Te he visto desde el balcón de mi pecho
arrojarte en la hoguera
de una pasión y no he podido,
crucificado,
resistir por más tiempo
el frescor de la mañana...


Vuelve, pues,
un día más
la claridad del alba,
sí.
Para mí, sin embargo,
ya no lucirá
la nueva mañana que alborea.


(Para Pili Soler)
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario