martes, 10 de noviembre de 2015

El destino y tú

-->
La tormenta y el destino
                  
V

Y me alejé de ti
Entre las ramas esqueléticas
Y pinos grises
Buscando el verde
De unas hojas inexistentes.

Y volví a la senda, al camino trillado
De amargura que habíamos recorrido juntos
Y no encontré nada…
Y volví a la era donde te robé el primer beso,
Y me encontré con la paja mojada
Del deseo insatisfecho,
Con la boca seca
Y el corazón hueco.

Se, que más allá de aquella línea
Que no nos atrevimos a transgredir juntos
Estaba la belleza, cautiva,
De tu seno
Convertido en granada,
Y deposité en ella mi cabeza vencida,
Entregando a tus pezones duros y sombríos
el sueño truncado de mi vida.

Fuiste Tú ¡Mi vida! ¡Mi aliento!
Aún percibo el rumor salvaje de mil océanos
Que truncaron el más orgulloso de los placeres,
Y fuiste tú, tú desde aquel salvaje e inesperado coito
quien alumbró
más allá de la línea de mil horizontes
un destino mega estratosférico,
sobrepasando a un millón de Oriónes,
atravesando mil galaxias repletas de soles.

Y luego, sin esperarlo,
Llegaron las sombras
Y los peces estelares, aquellos peces estelares que nos devolvían
A un mar de mares inexistentes, caótico, no soñado
Que nos recreaba con la gelatina de un hacedor yacente
Con la más hermosa e inocente de las colipoterras de aquel
Universo que nos devolvía al inicio indeseado;
A una vida sin vida, y sentí, de nuevo, la boca seca y el corazón hueco.

José Antonio Vidal Castaño

(este poema forma parte de una saga compuesta por nueve poemas con el título genérico de El destino y tú)

     


 



No hay comentarios:

Publicar un comentario