martes, 24 de enero de 2017

CUARENTA

Cuarenta es un número redondo
que encierra la superación de los veinte -esa infancia falsa y dorada-,
la superación de los treinta -esa juventud que se desposó con la muerte-;


los cuarenta, por contra,
igualan al imponer la miseria,
el horror,
la represión:
cárceles,
torturas,
deportaciones,
genocidios y holocaustos; que se yo...
Esas mujeres de negro con cántaros abrevando en las fuentes,
esas mantillas de ignorancia y fanatismo,
esas podredumbres cotidianas
de dádivas de iglesuela y panecillos consagrados,
de miseria...
El horror,
la miseria. Si, eso es
el horror
y la bomba
y el que la lanza,
y quién lo ordena y manda, si,
el horror...
Tu resplandeces para decirnos
que hemos de seguir viviendo.
No importando como, cuando ni como lo digas, o si,
lo dice tu cuerpo,
la carnalidad adorable, potente
y aviesa que predicas, si,
lo dice tu cuerpo,
lo dicen: tu pelo,
tus ojos retadores
tu nariz y esos labios rectos,
tu barbilla insinuante ...
lo dice, si, tu carnalidad derramada en kilómetros de piernas deslumbrantes, ¡Ah, eh, hi, OH, UF!,
y en esa atuendo que
nada excesivo enseña y todo lo provoca.
Cuarenta, si, es un número redondo.

José Antonio Vidal Castaño (28-9-2016)























No hay comentarios:

Publicar un comentario