martes, 27 de septiembre de 2016

EL BESO ROBADO


El beso robado
fue y lo sigue siendo
mi pasión secreta;
una practica
furtiva, enloquecedora;
esquiva,
una
búsqueda permanente
de labios trémulos,
de cerezas locas
y distancias cortas;
de locura posesiva
y olor de sangre.

¿Vicio y lujuria?
¿Obsesión por el instante?
Si por mi fuera
me perdería,
una y otra vez
en las curvas y pliegues
de cada instante.

José Antonio Vidal Castaño
7-7-16

 https://scontent-mad1-1.xx.fbcdn.net/v/t1.0-0/s526x395/13439060_879731012139004_2139468234581973081_n.jpg?oh=09c320ecd162f70a9147638fb547fe7d&oe=5880B1EF

No hay comentarios:

Publicar un comentario