martes, 22 de diciembre de 2015

El deseo de Eugenia

La pasión, el amor, el deseo...
¿Todo fueron cenizas,
sueños,
olvidos?

No. No lo fueron.

Tras el olvido, largo,
cruel,
altanero,
rebrota el recuerdo,
el árbol florido, el cuerpo,

y persiste el deseo,
ese recuerdo cruel,
altanero,
esquivo,
tejido de miles de olvidos.


¡Te odio deseo!
y te deseo, el odio, si, de mil olvidos...


(Para Fina Fuertes)


 

















No hay comentarios:

Publicar un comentario